Menton


Procedimiento y alternativas

Cada vez son más los pacientes que buscan mejorar el aspecto facial para lucir más atractivos y satisfechos consigo mismo. El mentón, por ejemplo, es una estructura ósea que determina gran parte de la apariencia del rostro. Afortunadamente, éste puede ser modificado a través de intervenciones sencillas. Se puede modelar tanto el ancho como la proyección y forma de toda la estructura ósea.

Existen diferentes técnicas que permiten modificar el mentón retraído o prominente. Ambas cirugías arrojan resultados permanentes y sin complicaciones posteriores. Luego de la intervención, los pacientes pueden retomar las actividades cotidianas y el trabajo al cabo de dos o tres días.

Para el aumento de mentón, se trabaja con prótesis de silicona, en la mayoría de los casos, o con algún otro material. Para la reducción, las técnicas varían desde la reconstrucción total hasta el raspado o limado del hueso. Además, puede realizarse una mentoplastia deslizante para trabajar la proyección del hueso.