Laser


Procedimiento y alternativas

El rejuvenecimiento facial con laser ayuda a eliminar cualquier imperfección que se haya asentado en la primera capa de la piel: la epidermis. El laser ayuda a combatir cualquier signo de envejecimiento, manchas, daños por el sol, cansancio, entre otras. Este tratamiento asegura conseguir una piel que luzca más joven, luminosa y suave. La elasticidad y tensión se van perdiendo con el correr del tiempo y debido a la exposición ante otros factores extremos como es el sol. El laser trabaja sobre los tejidos estimulando la producción de colágeno por lo que se recupera la elasticidad y la suavidad de la piel.

La técnica de rejuvenecimiento con laser consiste en la exfoliación de las capas externas de la piel con un laser. El tratamiento es ambulatorio y durante el proceso se utiliza sólo anestesia local. Complicaciones posteriores son casi inexistentes y poco frecuentes. Los resultados son inmediatos y muy satisfactorios pero van aumentando con el correr de los días al aumentar la producción natural de colágeno. La duración de los resultados depende de los cuidados posteriores, los hábitos alimenticios, el estilo de vida y la protección de la piel. Se trata de un tratamiento no invasivo en el que la piel volverá a sentirse fresca y natural como también suave y sana.