Botox


Procedimiento y alternativas

De las técnicas de rejuvenecimiento facial sin cirugía, el BOTOX® es el más conocido y utilizado en todo el mundo. Cada año decenas de miles de personas utilizan este tratamiento médico para mejorar la estética del rostro y zonas circundantes. Se trata de una toxina botulínica que trabaja para inhibir y relajar los músculos. La sustancia que se infiltra en la zona que se desea tratar a través de una aguja muy fina y precia. De ésta manera, se logra hacer desaparecer las arrugas y las líneas de expresión que aparecen con el correr de los años. El resultado es una piel más lisa y juvenil con toque de frescura y renovación.

En la Clínica Médica General, aseguramos resultados exitosos con éste método mínimamente invasivo y con probabilidades casi inexistentes de complicaciones posteriores. El BOTOX® consigue tensar los tejidos; por lo que el paciente que llega con insatisfacción personal debido a la apariencia de su piel, se volverá completamente complacido con los resultados que ofrece ésta intervención. A su vez, la calidad de la piel mejora notablemente al humectar la zona tratada.